¿Qué son las partes sueltas?

“Que suponga algo novedoso acomodar instalaciones para actividades espontáneas y desorganizadas de la infancia indica lo profundamente arraigado que está en nuestro comportamiento social el afán por controlar, guiar y limitar el curso de la vida. No obstante, cuando tienen la oportunidad de jugar en el campo o allí donde haya jardines, árboles o solares baldíos, ¿qué hacen los niños? Cercar espacios, hacer cuevas, montar tiendas de campaña o construir guaridas con ladrillos viejos, trozos de madera y hierros retorcidos. Buscan algún rincón que el mundo adulto ha olvidado y lo hacen suyo.”

Colin Ward (Ward 1973. 165)

La creatividad es participación.

Las personas son creativas aunque su entorno se encargue de hacerles pensar lo contrario.

Se niega a la gente la posibilidad de modificar su entorno, de experimentar con elementos que configuran el espacio. Para los niños y niñas, esta situación es más acusada. Su entorno no les permite desarrollar su curiosidad. En base a esta reflexión, Simon Nicholson (Nicholson 1972), en los años 70 enunció “la teoría de las partes sueltas”:

“En cualquier entorno, el grado de inventiva, creatividad, y la posibilidad de descubrir, son directamente proporcionales al número y tipo de variables en él.”

En la mayoría de los ambientes no hay partes sueltas con las que interactuar. Según Simon Nicholson (Nicholson 1972):

“…a los niños les encanta interactuar con variables, como materiales y formas; olores y otros fenómenos físicos, como la electricidad, magnetismo y gravedad; materiales como los gases y fluidos; sonidos, música, movimiento; reacciones químicas, cocinar y el fuego; otros humanos, animales, plantas, palabras, conceptos e ideas. Con todas estas cosas a los niños les gusta jugar, experimentar, descubrir e inventar y pasárselo bien.”

El juego libre es básico para aprender de manera espontánea a participar en la sociedad y a interactuar con nuestro entorno. Los espacios de nuestro entorno dejan poco margen a la creatividad. Se echa en falta la experimentación con texturas (agua, arena, tierra, cantos rodados, hojas…) aromas, sonidos… que estimulen los sentidos para que los niños descubran e imaginen por sí solos.

Más creatividad, más partes sueltas con las que interactuar, así se conseguirá estimular la participación en nuestro entorno.

La creatividad es participación.

La participación es creatividad.

Si eres un ciudadano de cualquier edad, te invitamos a crear de manera colectiva un paisaje lúdico a través del juego libre con partes sueltas.

Pasemos a la acción.

(Nota: para ampliar información, te recomendamos la lectura del artículo “La participación creativa y las partes sueltas” en nuestra web como crear historias)

Bibliografía:

-Nicholson, Simon. 1972. «The Theory of Loose Parts. An important principle for design methodology.» Studies in Design Education Craft & Technology 4(2): 5-14.

-Ward, Colin. 1973. Anarquía en acción. La práctica de la libertad. Primera edición: febrero 2013. Enclave de Libros Ediciones.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR